La fiesta del cine. Un antes y un después.

Hace un mes ya de la fiesta del cine, y sin embargo parece ayer cuando fui dos veces en una semana al cine. Hacía mucho tiempo que no veía una película en la gran pantalla, ni más ni menos que desde verano.

Los cines de verano son una máquina de hacer dinero, es el concepto de cine que por lo menos a mí me gusta. Dos películas, poco más de cinco euros, al aire libre, con tu bocadillo hecho en casa, tus cojines (para el que nunca haya ido, las sillas son bastante incomodas si piensas pasar cuatro horas), unas bebidas frías, y te has encontrado con un planazo por menos de diez euros. Sigue leyendo

Anuncios