Controlar tus vicios. La historia de las onzas de chocolate

Cuando era pequeño adoraba el chocolate, cuando veía una tableta por casa no podía evitar la tentación de coger una línea de onzas, para después coger otra, y así hasta que prácticamente había terminado la tableta, lo mismo pasaba con las cajas de bombones, galletas con chocolate, los botes de nocilla. En definitiva, todo lo que tuviese chocolate era susceptible de ser devorado en cualquier momento.

Esa fue una de las razones por las que me gané a pulso el acné acentuado que tuve durante la pubertad.

No fue hasta los dieciséis años, durante una sesión de catequesis de confirmación, donde se nos pedía que explicásemos nuestros vicios, lo que no podíamos controlar. Tras varias historias relacionadas con el tabaco, me tocó a mí. Yo no fumaba, para ser sincero, jamás he fumado, salvo aquel puro durante la jura de bandera de mi hijo académico, asique mi historia se centró básicamente en el chocolate y mi incapacidad de controlarlo.

Mi catequista me dio la solución. Comprar una tableta de chocolate y un rollo de papel de aluminio.

Al principio no entendí como me podía ayudar a controlar mi vicio de comer chocolate, hasta que me explicó el modo.

  • Partir la tableta en onzas individuales. De esa manera, sin darme cuenta, ya estaba evitando la tentación de comérmelo mientras lo veía y lo tocaba.
  • Envolver cada onza individualmente en papel de aluminio. Y así, sin poder verlo directamente, no sentía esa fuerza de comerme toda la tableta.
  • Fuerza de voluntad. Una onza al día, ese era el pacto. No dejaba de comerlo, pero al menos no era una tableta diaria.

Sorprendentemente, los primeros días fueron fáciles, dejar de tomar chocolate no parecía tan difícil, aunque para ser sincero, me había puesto como rutina tomarme la onza con la merienda, y pensaba en ella desde que empezaba a prepararme la merienda, incluso algún día caí en la tentación de comer más de una onza, pero trataba de no comer al día siguiente.

Tras unas semanas, varios días se me olvidaba tomarme la onza, y acabé dejando incluso algunas onzas en la taza donde las guardaba sin tomármelas.

Tomar chocolate era un vicio fácil de quitarse, pero hay otros como la pereza que son más difíciles.

¿Cómo aplicar la teoría de las onzas a otro vicio?

Mi caballo de batalla actualmente es la pereza. Soy un “vago redomao”. Asique ahora me planteo mis propios proyectos en los que trato de no fallar, de no caer, de manera que pueda progresar en mi lucha interior. ¿En qué se parece a las onzas?

  • Parto mi tiempo libre en pequeños trozos. Trato de dividir mi tiempo en horas, o en medias horas, y me pongo distintas cosas que hacer en esos espacios de tiempos.
  • Envuelvo cada trozo de tiempo para ocio en papel de aluminio. Así me evito la tentación de alargarlo, ya que si la hora, o media hora en función del día, la alargo a más tiempo, es tiempo que estoy perdiendo de hacer otro de los proyectos.
  • Fuerza de voluntad. Solo una onza de tiempo libre al día. Esto es lo que suele costar más de todo este proceso, ya que si te tienes que plantear una decisión como esta, es porque previamente no has encontrado esa fuerza de voluntad.

Aunque he de reconocer que sigo tomando de vez en cuando chocolate, este es el primer año que compro una tableta desde que lo dejé hace ya siete años, aunque ahora lo veo de otra manera, lo veo comocaramelos de la victoria”

Pero para controlar tus vicios, la principal decisión que debes tomar es querer controlarlos.

Todos los vicios pueden ser cambiados por buenos hábitos con la voluntad y el tiempo necesarios.

Depende de ti.

¿Cuáles crees que son las mejores técnicas para controlar tus vicios?

Anuncios

Un pensamiento en “Controlar tus vicios. La historia de las onzas de chocolate

  1. Estoy contigo que organizarse y ponerse metas asequibles consiguen reforzar nuestra voluntad forjando una vida mas disciplinada en todos sus aspectos “Pero que dificil es aplicarla”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s