La fiesta del cine. Un antes y un después.

Hace un mes ya de la fiesta del cine, y sin embargo parece ayer cuando fui dos veces en una semana al cine. Hacía mucho tiempo que no veía una película en la gran pantalla, ni más ni menos que desde verano.

Los cines de verano son una máquina de hacer dinero, es el concepto de cine que por lo menos a mí me gusta. Dos películas, poco más de cinco euros, al aire libre, con tu bocadillo hecho en casa, tus cojines (para el que nunca haya ido, las sillas son bastante incomodas si piensas pasar cuatro horas), unas bebidas frías, y te has encontrado con un planazo por menos de diez euros.

Para más inri, las instalaciones son baratas, bastan un solar y una pared alta, unos buenos altavoces y un proyector, muchas sillas y nada más. No hay aire acondicionado, ni calefacción, no hay que techarlo, y la iluminación también es mucho menor.

Sí, no lo niego, me encanta el cine, y siempre que puedo voy con mi prometida a disfrutar de una buena película.

La fiesta del cine fue algo mágico, todas las salas estaban prácticamente vacías cualquier otra semana, pero esa semana la gente demostró que no iba por el precio que tiene la entrada, que por mi zona es superior a nueve euros por sesión. No hay padre de familia con mujer y dos hijos que se pueda permitir esos precios a día de hoy.

Claro que hay piratería, claro que la gente ya no va tanto a ver las películas fuera de casa, pero el precio ha sido determinante estos últimos años.

La fiesta del cine, con sus “super” precios, ha logrado lo que todos buscábamos.

  • Acercamiento de la población al cine. Mucha gente que llevaba años sin ir al cine ha podido disfrutar por fin de grandes largometrajes en la gran pantalla. Es positivo que estas sensaciones se ayuden a recordar a los clientes, ya que infundiremos en ellos el deseo de volver pronto
  • Un día del espectador real. A raíz de los números recogidos tras la fiesta del cine y comprobar que habían asistido cerca de un 700% más personas que la semana anterior, son muchas las salas que han puesto días del espectador reales, a un precio que ronda entre los tres y cuatro euros por entrada. Un ejemplo son los cines “VanDyck” de Salamanca, donde los lunes, en su sala del centro comercial “El Tormes”, el precio de la entrada es de 3,50€.
  • Esperanza de volver a ver las salas llenas. No necesita explicación, si tratas bien a tu cliente y al precio que se merece, tu cliente responderá comprando tu producto.

En mi opinión, el cine estaba superando máximos históricos de precio de entrada mes a mes, y ya era hora de que alguien se diese cuenta y nos hiciese un poco más felices, a nosotros, y a nuestro bolsillo. Por supuesto, ¿quién creéis que estaba detrás de todo esto? La que siempre nos trae felicidad. Coca Cola.

Y tú ¿Fuiste al cine durante los días de la fiesta?  

Anuncios

4 pensamientos en “La fiesta del cine. Un antes y un después.

  1. En todas partes los cines han estado petados esos días de precios baratos. Hay varias cosas ahí.
    Una es, como has dicho, el precio de la entrada.
    También podían poner más baratas las bebidas y las patatas fritas que se venden dentro. Como haya una tienda de frutos secos frente al cine esta suele estar petada de gente.
    Otra cosa, al menos en mi ciudad lo he visto, es el excesivo número de salas de cine. Cuando era pequeña yo, había cines en el centro y cines de barrio. Después quitaron los cines de barrio, y quedaron solo en el centro de la ciudad. Más adelante, empezaron a construir centros comerciales y por cada centro comercial, “nosecuantas” salas de cine. A eso le sumas el precio, y ya ves, han tenido que cerrar salas.
    Yo no sé, pero lo de los empresarios del cine ha sido poca visión en toda regla. Esperemos que a partir de ahora empiecen a recapacitar.
    Un abrazo 🙂

    • En mi caso, en Salamanca si que pusieron buen precio al menú, mas bien, regalaban las palomitas con la bebida, según el tamaño. Con lo cual, la bebida de 0.75 litros y el bucket grande de palomitas los podias disfrutar por el mismo precio de la entrada, 2.90. Si es cierto que no han llevado una buena estrategia comercial, pero cuando había dinero, el cine siempre era rentable, yo no recuerdo un sabado con una cola inferior a 20 o 30 metros en los cone AMC del Heron City en Las Rozas, y sin embargo, han cerrado y cedido sus salas al actual poderoso Cinesa, que, para el que no lo sepa, el mismisimo cine Capitol de madrid, emblemático donde los haya, también pertenece a esta cadena.

      Gracias por tu comentario Carolina. Como siempre.

      Un saludo

  2. A mi tambien me gusta mucho el cine y si,fui un dia de los tres que proyectaban pelis por 3,50 euros y crei que me daba algo….la cola llegaba al Vips en el Heron City y estuve 40m en la cola pero lo mejor es que cuando me iba la cola era inmensa el doble o mas de la que yo me encontre.Sinceramente me dieron pena los taquilleros del volumen de trabajo que tenian pero las salas estaban llenas y se haria mucha caja.

    He llegado a ir al cine y estar sola con mi marido y eso no se puede mantener,yo creo que tendrian que poner los estrenos mas caros sobre 6 euros y cuando pase un mes a 4 euros,de esa manera seria rentable

    Bss Loreto

    • Yo cuando fui al cine con cristina en el Heron City, en la sala estivimos ella y yo. Y no había ni tres personas en la cola, es cierto, o cambian el sistema de vemtas y la estrategia comercial de los cines, o tienen los días contados.

      La gente quiere ir al cine, pero no pagar un riñon por el, y yo lo entiendo y lo comparto.

      Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s